Noticias

Noticias y Actualidad


04.04.2018

Entrevista con Víctor Salvachúa, miembro en el Comité Internacional de Inspección Técnica de Vehículos

Defensor a ultranza de la seguridad en carretera, de él son frases como “Los vehículos nuevos de hoy son los vehículos usados del futuro” o “Si te preguntas para qué sirve la ITV, piensa en el estado del parque de vehículos que tendríamos si no hubiese ITV”.

 

-¿Con los datos en la mano de vidas salvadas, por qué resulta todavía difícil explicar a los ciudadanos la importancia de la ITV?


Desde el punto de vista del profesional de la ITV hay que aceptar que el servicio tiene aspectos que lo hacen poco atractivo; nadie suele ponerse feliz cuando recuerda que le toca pasar la ITV. Precisamente por ello debemos ofrecer un servicio de calidad, cómodo y que debe contener una cierta pedagogía para hacer evidentes sus beneficios. Mi reflexión suele ser siempre la misma: “Piensa en el estado del parque de vehículos que tendríamos si no hubiese ITV”.  Pero es importante que las inspecciones de vehículos las haga un organismo independiente.

 

-¿Se puede realmente hablar de independencia?


Es necesario que sea así. Cuando hablamos del modelo europeo hablamos, por un lado, de modelo español y alemán, donde son operadores más grandes. En casos como Inglaterra y Holanda, la inspección se hace en talleres.  El principio de AECA ITV era lo más oportuno y sigue teniendo plena vigencia. El Dieselgate así lo reafirma. Si fabricantes, concesionarios y usuarios no están interesados en que las cosas salgan, no saldrán.. El nuevo Real Decreto quiere que tengamos acceso a determinados datos, que sólo tienen los fabricantes a su disposición.

 

-¿Lo van a poner fácil los fabricantes?


Algunos sí, pero hay otros que cuando les pides acceso argumentan que sólo los tocan ellos porque sus coches son cada vez más complejos. Son compañías muy grandes.

 

-Pero el Real Decreto permite el acceso al OBD (On Board Diagnostic)


El OBD da acceso a unos datos y a otros no. Y aunque la Ley dice claramente cuáles hay que dar, algunos juegan al límite de la legalidad. La industria del automóvil es muy fuerte, pero espero que gane la razón.

 

-Con la llegada del coche eléctrico o los coches inteligentes todo va a cambiar. ¿Seguirá habiendo hueco para las ITVs?


Por supuesto, también hay que inspeccionarlos. Cuando pensamos en vehículos modernos se nos vienen a la cabeza modelos nuevos y sin problemas mecánicos,  pero si algo sabemos seguro es que los vehículos nuevos de hoy son los vehículos usados del futuro. Cuando el vehículo ya no es nuevo, pierde valor económico pero seguirá circulando. En este momento, pasadas las garantías del fabricante, dejar el mantenimiento a criterio del usuario no es la mejor idea, como vemos allí donde no existen inspecciones reguladas.

 

-¿Y dejarlo en manos del fabricante?


Puede también comportar conflictos de intereses en uno u otro sentido como el Dieselgate ha demostrado. En esta estructura, la inspección por terceras partes independientes sigue teniendo todo el sentido.

 

 

VER TODA LA ENTREVISTA



Compártelo con tus contactos:

Borde inferior

Accesos directos

Logo Applus

Compártelo con tus contactos: